Avisar de contenido inadecuado

75 años del Adelanto Bañezano

{
}
Historia de El Adelanto (I)
José Cruz Cabo
Ya había yo cumplido dos años, cuando Don Angel Riesco Carbajo, entonces coadjutor de El Salvador, convenció a Don Lucas Castrillo que era el párroco, para editar un semanario que contrarrestara, el periódico de izquierdas “El Avance”. Y como las cosas de Don Angel eran así, lo dijo y lo hizo, y el día cuatro de diciembre, sábado, de 1932, veía la luz por vez primera un nuevo periódico bañezano que nadie podía pensar que tuviera una trayectoria tan larga y cumpliera 75 años de vida. Le puso por nombre El Adelanto (Semanario católico Independiente). Y se lanzó a llevar las consignas y doctrinas católicas y morales a la sociedad bañezana y de la comarca de aquellos años.
Junto a Don Angel se comprometió una pequeña plantilla de bañezanos entre los que se encontraban Laureano Alonso y Diez Canseco, José Marcos de Segovia, ambos abogados, Eugenio Fernández, Conrado Blanco León, Agustín Quiñones, que se encargó de los deportes, como jugador de fútbol que era y entonces poco más que el fútbol había y algún otro que no debió de estar mucho tiempo.
Todos ellos incluido Don Angel solían escribir con seudónimo y a través de sus paginas hemos descubierto los seudónimos de Demófilo, Dionisio, Jesús Requejo, K-Vernícola, D. Bambalina, Jay Alay, L. F., Clarito, Retama, Salvador Ferreras Mansilla que era D. José Marcos, porque siguió muchos años más firmando con este seudónimo los artículos sobre nuestra historia, de la que investigó mucho, Olegario Combarros, E. Paniagua y Licenciado Vidriera.
Algunos eran del mismo D. Angel. La verdad es que hubo colaboradores de estos que duraron poco y, sobre todo a través del año 1936, que estalló la guerra Civil, casi todos fueron movilizados y prácticamente el periódico lo escribía Don Angel, Agustín Quiñones los deportes y D. José Marcos, que no tuvo que ir a ella y además era el secretario del ayuntamiento.
A raiz del estallido militar, El Adelanto siguió con su trayectoria de lucha a favor del catolicismo, la moral y las buenas costumbres y siguió saliendo sin problemas. Se imprimía en la imprenta de la Viuda de Manuel Fernández, llamada Dª Encarna, donde hoy está el Bar La Isla, el maestro del taller era Ramón Santos, que había venido de Zamora, junto a él había un grupo de cajistas, que eran los encargados de componer los diferentes artículos, así como las editoriales y los anuncios. Se distribuía en la tienda “La Buena Prensa”, que regentaban María y Aurora y estaba frente a la iglesia de Santa María en la calle Juan de Mansilla, debajo de los soportales. El semanario lo podía adquirir todo el mundo pues el que no tuviera dinero lo podía llevar igual, ya que Don Angel cargaba con los gastos, y los que podían dejaban algo más de los diez céntimos que comenzó costando.
Al finalizar la contienda en el año 1939, el periódico ya se volvió a normalizar y continuó saliendo hasta que a Don Angel en el año 1947, lo nombró el Obispo Mérida Pérez, Vicario General del Obispado, y se marchó a vivir para Astorga, aunque solía estar muchos días en nuestra ciudad y preocupándose de que el semanario saliera a tiempo los sábados. Hasta que en abril de 1948, al deberle bastante dinero a la imprenta Marcos Lefler, que había cogido el traspaso a la Viuda de Fernández, ya fallecida, éstos dejaron de editarlo.
Historia de El Adelanto (III)
José Cruz Cabo
El año 1952 marché a la Mili y no volví hasta agosto de 1954, durante ese tiempo, mi mayor ilusión era que llegara el lunes para leer el semanario de mi pueblo. Correos funcionaba muy bien y los lunes a las 10 de la mañana, cuando tocaban correo en el cuartel siempre llegaba mi Adelanto y lo primero que hacía era leer de arriba a bajo, hasta los anuncios, en la en la imprenta del regimiento de Artillería 47 de Medina del Campo.
Finalizado el servicio militar, volví a La Bañeza y a mi trabajo en Gráficas Rafael. Allí seguían Luis Cadenas de maestro, José Santos de oficial, Nino Cabo y ahora estaba también Celedonio Pozuelo, que estuvo trabajando unos años con nosotros. Los artículos más celebrados eran los de José Luis Baeza, que podía presumir de que le leían hasta los analfabetos. Los más problemáticos seguían siendo los de Manuel Martín y también los de otra firma nueva de un joven que vino a vivir a la ciudad, llamado Juan Gutiérrez Beitia, que vivía en donde hoy está Muebles Ferrero, en el primer piso, y su padre era el jefe de cultivos de la Azucarera. Juan Beitia. Era un joven muy alto al que le gustaba escribir; sus artículos solían tener mucha ironía y algunas veces había personas que lo tomaban a mal. Pero que no se fueran a quejar a Don Francisco, porque él, como párroco de Santa María y director de El Adelanto, a quien primero y mejor defendía era a todos los colaboradores de su semanario, y por eso, a menudo, las quejas se volvían contra los que protestaban.
En el año 1956 José Santos Carrascal marchó de tipógrafo y jefe de imprenta para Astorga, en una nueva imprenta que se llamaba La Comercial y entonces pasé a ser cronista deportivo de El Adelanto, ya firmando con mi nombre y apellidos, como hasta ahora en un apartado donde también colaboraban Domingo Villasol y Bernardo Ríos.
Una anécdota curiosa fue que durante un tiempo prolongado salía una sección firmada por “Pérez Pacá” en la que se metía con todo lo malo que sucedía en los partidos de La Llanera. Todo el mundo quería saber quien era ese Pérez Pacá. Fue una de las columnas más celebradas de Rafael Cabo Valenciano del que nadie sospechaba, porque casi no subía a los partidos. La sección la realizaba con los apuntes que de Pepito Alday. Un año, como inocentada, pusimos que Pérez Pacá iba a dar una conferencia en los salones de la Sociedad Deportiva Bañezana, el día 28 de Diciembre, y picaron bastantes aficionados, aunque como es lógico la sociedad estaba cerrada ese día.
Pasaban los años y cambiaban los colaboradores, unos escribían unas veces y otros otras, algunos pasaban mucho tiempo sin mandar nada a la redacción, pero el semanario salía puntualmente todas las semanas y Rafael Cabo se multiplicaba a escribir con diferentes seudónimos, además de redactar casi todas las noticias. Los colaboradores más fieles eran Don José Marcos de Segovia, Vicente Cadenas, hasta que marchó de la ciudad como secretario de ayuntamiento, Enrique Alonso Sors, que realizaba varias secciones, como la de tribunales donde firmaba como Gayo y yo como cronista deportivo. Los demás, incluido José Luis Baeza, unas veces escribían más y otras temporadas dejaban de hacerlo.

Historia de El Adelanto (IV)
José Cruz Cabo
Los años seguían pasando y había colaboradores que solo lo hacían en contadas ocasiones, como D. Nicolás Benavides Moro, Luis Santos de Mata, Luis Vigal Tinajas, José Delgado Sevilla, José Juárez Blanco, unos escribían por semana santa o fin de año y otros.cuando les llamaba la atención algún hecho o noticia que se publicaba. El que fue más constante fue José Juárez hasta su muerte. El semanario comenzó a aumentar en número de suscriptores, como en algún anuncio más, y nos metemos en los años finales de los cincuenta. Ya se había inaugurado el Centro Secundario de Higiene en la calle que precisamente por eso, por ser el que consiguió que el Estado lo construyera, se le puso el mismo día a la calle, el Nombre del Doctor Palanca. El periódico seguía teniendo déficit, pero ya eran bastante menores, y cuando el dinero no llegaba, Don. Francisco lo ponía y se seguía adelante.
También comenzaron a colaborar, José Fernández Núñez con poesías, desde Madrid y su hermano Manuel Fernández Núñez, con una sección que marcó un gran impacto, “La Bañeza, Hace 50 y… años”, que salió semanalmente hasta que Don Manuel falleció y que se leía con gran satisfacción. También Conrado Blanco León enviaba poesías de vez en cuando y Manuel Martín Sánchez dejó de enviar artículos y publicaba poesías que estuvieron a punto de editarse en un libro pero luego la idea no cuajó. Apareció un joven inquieto, inteligente y comprometido, que había terminado la carrera de abogado, Lorenzo Antonio Alonso Ruiz y fue nombrado subdirector del semanario, además inició en la ciudad el Cine Forum. Fue el primero que tuvo que enfrentarse a El Adelanto de Salamanca, porque no quería dejarnos el título.
Rafael Cabo era el verdadero motor del periódico, porque cuando llegaba el momento de imprimirlo, si faltaban cosas, él tenía que escribirlas sobre la marcha para que el periódico estuviera a su tiempo en la calle. Fue en los años que yo comencé a escribir una sección fija que, denominaba “Ventana Municipal”, pues ya hacía el resumen de las sesiones municipales y estaba metido en los avatares políticos, aunque aún seguía la censura y el encargado de la misma era el médico Julio Tagarro González, que también de vez en cuando colaboraba en el semanario con artículos irónicos y simpáticos. Acertó cuando escribió con motivo de la inauguración del nuevo trazado de la Nacional VI, que se terminaría haciendo la desviación de la desviación. Con Fidel Sarmiento Fidalgo, que era el alcalde entonces, tuve pequeños enfrentamientos por estos artículos críticos en algunas ocasiones, pero en otras se aplaudía sus actuaciones. Los plenos en que se debatió hasta su ejecución la Plaza de Abastos eran feroces, pues algunos de los concejales no la querían de ninguna manera. Durante el mandato de Fidel Sarmiento se construyeron los edificios del Instituto de Enseñanza Secundaria Ornia y el de Formación Profesional hoy Vía de la Plata, así como se puso en marcha el Parque Juan de Ferreras que ahora  ha desaparecido con motivo de hcerse allí el Centro de Salud. El año 1961 se inauguraba el Seminario Menor que había iniciado Don Angel, siendo Obispo, el Dr. Mérida Pérez y que fue inaugurado por el Obispo D. Marcelo y el Nuncio Apostólico en España, Doctor Antoniutti

Historia de El Adelanto (V)
José Cruz Cabo.
A finales de los cincuenta aparecieron otros dos hermanos colaboradores, Marcelo y Jesús Toral Pascua, Marcelo en principio escribía poesía y Jesús lo mismo lo hacía en prosa que en verso. Todavía siguen escribiendo.
En los primeros años sesenta, un dia entra mi tío Rafael en la Imprenta y nos dice, “hay que poner esta poesía en El Adelanto, pues es muy buena y es de un chico joven, de Antonio Colinas”, ¿Quién,es ese chico?, “si hombre, el hijo de Pepe Colinas el de la Exportadora”. Así comenzó el hoy internacional poeta, crítico y escritor, Antonio Colinas Lobato, a colaborar con nuestro semanario hasta el día de hoy. No es que escriba mucho, porque sus múltiples compromisos no se lo permiten ,pero sigue sin olvidarse del periódico de su pueblo.
Otro día nos llega la tristísima noticia  de que Lorenzo Antonio, cariñosamente conocido por “Churi”, se ha matado en Hospital de Orbigo en un accidente de coche, cuando venía de León, con lo que el semanario se queda sin una pluma muy valiosa y además sin subdirector. A partir de aquí se hace cargo de la subdirección, Rafael Cabo, hasta mayo del año 1968 en que fallece repen-tinamente. Un poco antes, en octubre de 1967, es Don Francisco Viloria, el mayor valedor que ha tenido económicamente el semanario, el que también nos deja repentinamente.
Se hace cargo Don Santiago Carrizo de la dirección del mismo y cosa curiosa, ese mismo año, El Adelanto tiene el primer superavit de su vida, cuatro mil pesetas, que le son entregadas a Don Santiago, por Saturnino Cabo Diez, que había sustituido a su hermano Juan, al marcharse éste para Oviedo, como administrador gratuito. El semanario sale de Gráficas Rafael, en agosto de 1967, pasa para Gráficas Nino, al quedarse Saturnino Cabo con la imprenta de su tío Rafael, y yo le seguí como tipógrafo del mismo. Cuando llegó Rafael para decirnos que paráramos la impresión del número, que había fallecido Don Francisco, nos quedamos helados, pues el día antes había dirigido el rosario de la tarde. A partir de quedar el periódico en la imprenta de Nino, como era yo el que técnicamente lo confeccionaba, Luis Cadenas lo imprimía y había entrado de chico en la imprenta Maximino López Abad, con catorce años, recién salido de la Escuela Villa, las noticias del periódico y otros muchos artículos los tenía ya que hacer un servidor, para que saliera a tiempo el periódico el viernes, porque los carteros ya no trabajaban los domingos y tenía que estar el sábado el periódico en correos. El año 68, ya muerto mi tío Rafael, y en septiembre de aquel año, se tuvo una reunión en Acción Católica, para nombrar un nuevo subdirector. La reunión se hizo con objeto de nombrar a Juan Florencio Pérez, más conocido por Chencho, que era como firmaba y sigue firmando los artículos en los medios provinciales, pero la mayoría de los asistentes acordó nombrar Subdirector a Don José Marcos de Segovia, ya jubilado como secretario de la Diputación de Zamora, y de redactor Jefe a José Luis Baeza, aunque en realidad la responsabilidad para que el periódico saliera a tiempo era mía y, si faltaba algo, yo lo tenía que inventar y cubrir los huecos.

Historia de El Adelanto (VI)
José Cruz Cabo
Don José Marcos venía una vez a la semana para entregarnos algunos de los artículos que firmaba como Salvador Ferreras Mansilla, con J. M. de S. o Cosme Rojas. Hacía unos años que el repartidor era Agustín Rodríguez.
Una de las firmas que durante un tiempo, fueron de las mejores del semanario era la de “El Duende del Arrote”, cuyo seudónimo correspondía a Luis Santos de Mata, un hombre de gran calidad literaria y de gran simpatía e ironía. También comenzó a colaborar, generalmente en las fechas navideñas, el sacerdote bañezano, residente en Perpigñan, José Alfonso Cabo Ferreras. Sus cuentos originales cuentos navideños eran esperados con ilusión por los lectores y los redactores del semanario. Lo hizo varios años hasta que falleció relativamente joven.
También comenzó a colaborar con sus artículos sobre temas bañezanos, el comandante del ejército, José Juárez Blanco, que al jubilarse y quedar a vivir en Zamora, fue durante bastante tiempo un colaborador asiduo.
En febrero del año 1969, Don Santiago nos llamó a Conrado Blanco, nuestro gran cronista oficial, a Nino Cabo y a mí, y nos dijo que, a partir de marzo se hacía cargo de la subdirección y administración del periódico, Juan Florencio Pérez, con un sueldo de tres mil pesetas al mes y se hacía cargo de todo, menos de la impresión, que siguió en Gráficas Nino y por lo tanto yo seguía haciéndolo y escribiéndolo. Nino había dejado en la cuenta del semanario, un superavit de 40.000 pesetas cuando pasó a Chencho.
Mientras Juan Florencio Pérez Chencho, dirigió el periódico los artículos míos seguían saliendo, pero a ciertas personas les molestaba que los publicara en el Diario de León y al mismo tiempo en El Adelanto, así cuando en septiembre del mismo año 1969, Chencho, que estaba haciendo de corresponsal en Proa, pasó a redactor de este periódico provincial y dejó la ciudad, le traspasó la subdirección, con el beneplácito de Don Santiago, a Polo Martínez Martín, que hacía de subdirector, y a Carlos Alonso Ruiz. Estos me dijeron que podía escribir lo que quisiera en el semanario pero no podía firmarlo, por lo que estuve un tiempo sin escribir, en él con mi firma Yo tenía la corresponsalía de Radio Popular de Astorga, del Diario de León y de la Agencia EFE. El cronista deportivo era ya José Blanco Lobato, que estuvo muchos años, hasta que por motivos de salud lo dejó y lo cogió Mariano Casado de la Mata.
Yo seguía redactando alguna noticia y llenándolo muchas veces como podía, aunque eran Polo y Carlos los que daban las instrucciones y cogían la publicidad, que también se recogía en la Imprenta, en Gráficas Nino. Volvió Manuel Martín Sánchez con su famoso Kilómetro 303, también José Luis Baeza colaboraba de vez en cuando, porque era muy difícil convencerlo para que tuviera una sección fija todos los números; Baeza solo escribió en el semanario cuando él quería y tenía ganas que cada vez era menos frecuente.
El tercer colaborador importante del periódico que desaparecía, fue José Luis Baeza, que falleció atropellado por un coche el día 31 de octubre de 1971.
Se le dedicó un extraordinario en color vino, donde colaboraron todos los colaboradores que aún vivíamos y por tanto yo también..

Historia deEl Adelanto (VII)
José Cruz Cabo
Y llegó octubre de 1972 y entonces Polo Martínez encontró trabajo en la Recaudación de Contribuciones y le entregó el periódico y las cuentas a Don Santiago, porque no podía continuar con él.
Don Santiago nos volvió a llamar a Nino, a Conrado y a mí y nos dijo que teníamos que hacernos otra vez con el semanario. A lo que Nino le contestó, “No voy a pedirle las 40.000 pesetas que le dejé de superavit, pero sí que me paguen lo que me deben por imprimirlo y si el periódico queda a cero, nos volvemos a hacer cargo, yo como administrador gratuito y Pepe como subdirector también como hasta aquí, por la cara, y así fue como seguí con El Adelanto y ya como subdirector.
Fue una época en algunos momentos muy dura, pues aunque la censura, que hacía ya unos años que la llevaba Laureano Alonso Diez-Canseco, no daba problemas, salvo las poesías de un colaborador de Soto de la Vega que firmaba Pepe Soto y que a Laureano no le gustaban.  El Adelanto de Salamanca  no paraba de querernos quitar la cabecera y Don Santiago tuvo que buscar una fórmula para no perder lo de EL ADELANTO y fue cuando se puso lo de BAÑEZANO y los salmantinos dejaron de dar guerra. En contra de algunas personas yo continué como corresponsal de Diario de León, de la COPE de Astorga, de la Agencia EFE y de todas las emisoras y periódicos que me pedían colaboración, tanto provinciales, como autonómicos y nacionales. Mis crónicas del Fútbol Sala llegaron a salir hasta en los diarios de las Islas Canarias. Yo fui el que comencé a dar las crónicas de los primeros años del fútbol sala tanto en el adelanto como en Diario de León y en agencias, hasta que lo dejé todo a partir de 1993 en manos de Mariano Casado de la Mata. También enviaba crónicas a todos los periódicos nacionales cuando La Bañeza, F. S. estuvo en División de Honor y después cuando descendió
El Adelanto seguía su marcha con normalidad, iban marchándose unos cola-boradores y venían otros. Llegaron poetas como Luis Romay G. Arias que escribía desde Navia, (Asturias), Concha Polo desde Madrid, Germelino Vidal desde Jiménez de Jamuz, José Alfayate, desde Santa Colomba, Juan Pedro Vera desde Madrid. Enrique Sors y Pilar Núñez solían mandar colaboración desde Tudela para los extraordinarios. Manuel Martín tuvo unos años que no escribió pero se encargó con Polo Martínez de preparar el magnífico número de los cincuenta años, con una portada dibujada por Mingote. Pasados unos años comenzó a colaborar en la sección deportiva Nin, Mariano Casado de la Mata, que terminaría siendo durante dos décadas el redactor deportivo para todo, sustituyéndome a mí, para yo poder dedicarme más de lleno al resto de las noticias de La Bañeza.
El problema más complicado y duro de estos años fue El Plan de Urbanismo de la ciudad, que se realizó siendo alcalde, Fidel Sarmiento Fidalgo. Hubo unos meses que la Bañeza parecía abocada a otra guerra por culpa de este plan, pues a los plenos tenía que asistir la guardia civil y muchos días patrullar por la Plaza Mayor, de encendidos que se pusieron los ánimos por culpa del mismo..
Historia de El Adelanto (VIII)
José Cruz Cabo
Se me llegó a presionar de tal manera que no pude escribir nada que fuera verdad o mentira, sobre esta materia. No me lo permitió Don Santiago, que luego haría él una editorial para aplacar los ánimos, ni me lo quisieron publicar en Diario de León, porque las aguas estaban muy revueltas. A raiz de esto, a primeros de enero del año 1970, el gobernador sustituyó a Fidel Sarmiento por su hermano Leandro Sarmiento Fidalgo, que enterró definitivamente este Plan y todo volvió a la normalidad. Fue el que inauguró la Plaza de Abastos que ya había iniciado su hermano Fidel, realizó la Piscina municipal que se inauguró el 18 de Julio de 1972. Cambió el aspecto de la Plaza Mayor, se tiró la cárcel del partido y se quiso llevar allí la Plaza del ganado, al haber dejado su antiguo emplazamiento para construir el hoy “IES Ornia” y el Colegio San José de Calasanz, en los terrenos de la Plaza del Ganado. Intentó hacer una plaza del ganado, y se terminó, donde hoy se levanta la edificación de Las Malvinas, pero la plaza ya no dio resultado y el ganado ya no volvió a tener mercado en la ciudad. Los nuevos tiempos requerían otras cosas. La antigua cárcel la convirtió Leandro en un Parque infantil de tráfico y todavía perdura aunque mejorada como parque para los pequeños.
Llegaron las primeras elecciones democráticas y Guillermo García, Arconada, que ya era primer teniente de alcalde, al salir por el tercio de Cabezas de Familia con gran mayoría y Presidente de la Comisión de Fiestas que había sustituido a Luis Carnicero Alba, se presentó como número uno a la alcaldía por el partido recién creado de UCD y salió con mayoría absoluta, sacó siete concejales de trece y se proclamó el primer alcalde, después de la guerra civil, por votación popular. Jurando el cargo de alcalde.
Guillermo me permitió asistir a las sesiones permanentes del ayuntamiento para que diera las noticias de los acuerdos enseguida y así estuve hasta que  Antonio Fernández Calvo, ayudado por el jefe provincial de UCD, José Antonio Cabañeros, dieron un golpe de timón para obligar a Guillermo García Arconada a dimitir de alcalde y jurar el cargo Antonio Fernández Calvo que comenzó su andadura como primer edil de la ciudad, cargo que le duraría más de catorce años sin interrupción. Yo puse la alcaldía, hablando con la oposición en manos de Vicente Boisán, pero éste ya tenía el compromiso de votar a Antonio y gracias a eso salió elegido Antonio Fernández alcalde, con el único voto en contra de Santiago Fuertes Cariacedo, que era entonces concejal de cultura y fue el que consiguió que la Banda de Música volviera a resucitar. Ese voto en contra le apartó de todos los cargos hasta que finalizó la legislatura.
Una vez Antonio Fernández como alcalde, automáticamente me impidió asistir a las Comisiones de Gobierno, y a los Plenos porque eran públicos y no podía hacerlo. El Adelanto seguía su marcha sin muchos sobresaltos, una vez que comenzó la democracia. Solo algún encontronazo siendo Antonio alcalde, porque no le gustaban algunas veces las cosas que escribía. Pero siempre terminábamos siendo buenos amigos. Precisamente fui yo, siendo cronista deportivo, el que le hizo triunfar como portero y más hubiera conseguido si hubiese tenido otro carácter, porque su calidad futbolística estaba fuera de dudas.
Historia de El Adelanto (IX)
José Cruz Cabo
A partir del año 68, gracias a las gestiones que realizó Julio Antonio Otero cuando era concejal, se dejó de perseguir a los disfrazados durante los carnavales. En el año 1970, siendo alcalde, Leandro Sarmiento conveció al gobernador para que dejara disfrutar y correr los carnavales como Fiestas de Invierno y precisamente Julio Antonio Otero, creó el primer grupo de carnaval y desde luego fueron precisamente Polo Martínez y Carlos Alonso los que convencieron al ayuntamiento para conseguir que los carnavales comenzaran a correrse con todas las garantías, lo único que no se podía nadie tapar la cara, ni vestir ropa talar o religiosa ni militar. El Adelanto y un servidor a través de Radio Astorga y Diario de León, fuimos los que comenzamos a llevar la importancia de los carnavales fuera de la provincia y hasta de la autonomía. También fue El Adelanto y los medios en que hablaba o escribía, y a través de mi firma, el que comenzó a dar categoría y a expandir fuera de la provincia la carrera motorista de Velocidad por circuito urbano. El Adelanto, hasta el año 2006 y a través de los artículos por mí firmados, ha ido dando cuenta de todos los avatares, mejoras y soluciones que ha ido teniendo nuestra ciudad. Hasta de las empresas que se iban a construir en la ciudad y no llegaron nunca. Las distintas celebraciones de las cofradías, como San Antón, San Blas y la Semana Santa también cobraron fuerza a partir de los escritos primero de Luis Vigal, José Marcos, Nicolás Benavides, Conrado Blanco y las crónicas de un servidor, que a través de los medios de comunicación, no solo locales, sino diocesanos y provinciales fueron conociéndose en otros sitios fuera de la ciudad, las costumbres, tradiciones y actos que se celebraban aquí eran expandidos a través de nuestro semanario, pero también a través de otros medios informativos a los que tenía acceso directo y que me eran publicados. El Adelanto, bajo mi subdirección solo pretendió noticiar lo bueno y olvidar lo malo. Lo que nunca consintió fue que se intentara perjudicar de alguna forma a la ciudad, que era por lo que el semanario luchaba y para lo que nació.
Los años seguían pasando y la verdad es que hasta que en el año 1993, no deje el trabajo profesional tipográfico, la mayor parte de lo que salía impreso en el periódico era mio. En este año de 1993, Diario de León me ofreció un homenaje como despedida de corresponsal y entonces me dediqué más todavía a sacar adelante el Adelanto. Eran pocos los colaboradores, muchos no escribían, otros habían muerto o cambiado de residencia, por lo que salvo los deportes que eran seguidos ya por NIN, Mariano Casado, el resto, o casi, lo tenía que escribir yo. Una vez que en junio de 1993, dejé definitivamente el trabajo tipográfico, ya solo me preocupaba de El Adelanto, La Bañeza Radio y COPE Astorga y entonces llegó el nuevo sistema de impresión a Gráficas Nino, se cambió la tipografía por el Offset, ahora ya no se trabajaba con tipos sino con ordenador, las máquinas eran más perfectas e imprimían con mayor nitidez. El montaje del periódico lo dejé de realizar yo y lo hacía Rafael Cabo del Riego y Miguel Angel Blanco a través del ordenador y Maximino López Abad, un perfecto manitas, lo imprimía, pero la mayor parte de lo que se publicaba era mío, porque seguía inserto en todos los temas bañezanos.
Historia de El Adelanto (X)
José Cruz Cabo
A partir de aquí, yo solo escribía los artículos, salvo los deportes, porque el montaje del mismo ya se hacía a ordenador y entonces comenzaron a llegar otros colaboradores, Manuel Martín Sánchez volvió a escribir una sección nueva titulada Plaza Mayor. Polo Fuertes Carracedo, comenzó unas crónicas “Desde la torre”, José Morán tenía sección semanal, José Mary, solía escribir la Carta a los Reyes Magos, que aún sigue haciendo, Ernesto Méndez Luengo, un gran escritor bañezano ya fallecido, colaboró durante varios años en el periódico de su pueblo y hasta algunos artículos nos costaron disgustos, porque eran muy claros y contaba hechos por él vividos durante la guerra civil. Fueron cinco las novelas que editó y en ellas siempre salía su Bañeza, demostrando que el asentamiento poblacional era muy anterior a la creación de la iglesia de El Salvador, porque hubo bañezanos que lucharon contra Aníbal, el genio cartaginés varios siglos antes. Gustavo Santos Falagán mandaba artículos sobre nutrición, Telmo o Roberto Fernández enviaba colaboraciones de vez en cuando, Rueda escribía sobre misioneros o monjas y todo lo relacionado con cosas de la iglesia, José Juan escribía sobre cursillos y actos de la Frater, también enviaba cosas de la Frater Felisina Fernández, como pasa en todo periódico que no paga por escribir, unos se iban y otros venían durante un tiempo y luego lo dejaban, pero el semanario tenía que salir todas las semanas y a poder ser con todas las noticias que se fabricaban en la ciudad que cada año eran más, pues durante estos setenta y cinco años La Bañeza creció y aumentó en habitantes, aunque los bañezanos sigamos pensando que no se mueve, pero nada más hay que ver la diferencia de los años 30, que yo conocí a como es hoy. Lo que antes eran huertas ahora son calles y edificaciones de cuatro y cinco pisos, se han abierto vias de comunicación en sitios donde antes eran caminos. En mi niñez nada más salir del centro todo eran huertas o solares sin edificar, así como tierras o viñas de labranza y hoy para ver verde tienes que salir bastante del centro porque la mayor parte de las zonas que antes era campo ahora son construcciones y calles asfaltadas.
En el año 1969 se comenzó con el Concurso Literario que duró hasta el año 1999
Y fue creado por Leopoldo Martínez Martín y Carlos Alonso Ruiz y se entregaban tres premios, a los tres mejores artículos. En el año 2000, se cambió el concurso literario por la creación del Personaje Bañezano del año, que se sigue dando pues este año le ha sido concedido a una gran persona y un gran profesor, como es Robustiano Pollán del Fraile. También durante unos años y patrocinado por el Comercio que regentaba Alberto López Fernández, se realizó un concurso de Cartas a los Reyes Magos para chicos entre los 6 a los 12 años, en dos categorías. Además el Semanario editó el gran libro del Padre Albano García Abad, “La Bañeza y su Historia”, que ha sido fundamental para conocer un poco más nuestras raices y saber el arte que encierra la ciudad. El Padre Albano además colaboró mucho tiempo en El Adelanto con artículos históricos sobre la ciudad y sus historias o leyendas. Con Conrado Blanco han sido las dos personas que más han investigado sobre La Bañeza y el devenir de la misma y han encontrado documentos de gran valía histórica..
Historia de El Adelanto (XI)
José Cruz Cabo
Otro colaborador que estuvo unos cuantos años, hasta que marchó para Madrid, fue Franco Furor, Francisco Rodríguez Fuertes, que volvió a escribir hace poco con motivo de los cursos de teatro que dieron en nuestra ciudad con su compañía madrileña.. También en los últimos tiempos, una vez se jubiló, fue un colaborador asiduo, con sus búsquedas de la historia, José Dionisio Colinas Lobato, que nos ha sacado a relucir los acuerdos municipales de los años de 1600 hasta el 1653.
En los últimos años llegaron María Angeles Cordero y su hijo Pedro de Abajo como escritores; también, desde que se jubiló y casi hasta su muerte uno de los colaboradores más simpáticos y que escribía unos artículos pequeños, pero llenos de gracia, fue el médico, Gonzalo Fernández de Mata. Firmaba Gonzalo F. de Mata y no solo gustaban sus artículos sino que cuando venía a traerlos nos lo pasábamos muy bien en la imprenta, pues era un hombre muy sencillo de muy buen humor, siempre que no se tocara la religión, ya que era profundamente católico. Sebastián o Vicente Cadenas, seguía con sus resúmenes del Boletín Oficial, en todo lo referente a los ayuntamientos de la comarca, lo titulaba “En el Boletín Oficial los ayuntamientos de la comarca”. Al fallecer Vicente Cadenas siguió su hijo, Carlos Cadenas Prieto, encargado de esta sección, hasta que nos echaron del periódico a los de Gráficas Nino. Con Don Gonzalo nos pasó una cosa muy curiosa. En uno de sus artículos que hablaba de las mujeres, puso “la reina del hogar” y nosotros nos confundimos y pusimos “la ruina del hogar” y él al día siguiente de salir el número a la calle, vino a decírnoslo y nos mondamos todos de risa. Durante un tiempo no muy largo también colaboró Luis Pedro Carnicero, que al parecer sigue haciéndolo ahora. También alguna vez escribió Felipe de la Patrona Gutiérrez, un hombre que ha tenido siempre un gran valor cultural, pues casi no pudo ir a la escuela, asistió a la Escuela Nocturna de Don Alberto y ha sabido sacar una familia adelante con gran fuerza y un gran corazón.. En los últimos años escribió algunas cosas una periodista andaluza, Isabel Cazorla, hasta que dejó nuestra ciudad.
En los últimos años también comenzó a escribir otra generación de Cabos, Rafael Cabo del Riego, que además hacía fotografías. Hablando de fotografías hubo también muchos colaboradores, al principio profesionales, como Leonardo Prieto, Víctor de la Fuente, Manuel Villazala, Fotografía Félix y Duncan, pero también los hubo aficionados, como Delfín Pérez Linacero, que a su oficio de comerciante unió la fotografía, que no hizo solo para El Adelanto sino que fue corresponsal fotográfico primero de “La Hora Leonesa” y después del Diario de León, además de nuestro semanario; Manuel Alvarez Raigada, que comenzó como tipógrafo en Gráficas Mijares, después se fue a Barcelona y tanto allí como aquí ganó premios y ha retratado todos los rincones, espectáculos y eventos acaecidos en la ciudad que le vió nacer; el gran Jorge Nadal, que con su afición a la foto, ha colaborado con imágenes impresionantes en nuestro semanario, Rafa Cabo, que dada su amistad con el corresponsal de Diario de León, Alberto Domingo, consiguió imágenes para el periódico, para los diarios de Canarias, cuando vino Las Palmas aquí, y para Diario de León cuando Alberto no podía.
Historia de El Adelanto (XII)
José Cruz Cabo
En los últimos tiempos apareció un joven escritor, que escribia sobre cultura, Felipe Alonso Cadenas, nieto de nuestro compañero y maestro Luis Cadenas. Luis Pedro Carnicero de la Fuente, arquitecto, poeta y escritor, colaboró algunas veces y lo ha vuelto a hacer ahora que nos lo quitaron. También desde Barcelona, nos enviaba noticias, Salvador Jambrina, de lo que acaecía en la Casa Castellano Leonesa de la Capital Condal., Había otros que enviaban cartas al director, la mayor parte de las veces para que saliera con seudónimo y no se conociera su identidad. Durante 75 años de vida, hasta que se dejó de publicar en Gráficas Nino, se conoce que para no dejarnos celebrar dicha efemérides, porque D. Jerónimo de forma fraudulenta, con premeditación, nocturnidad y alevosía, nos quitó el periódico cuando más ideas teníamos y cuando íbamos a introducir cambios, para mejorarlo, una vez sacáramos el Extraordinario del Aniversario de las Bodas de Platino, que pensábamos dedicar a la historia del mismo. Pero la vida es así, y a los que se dedican a trabajar por algo de forma desprendida, y en este caso por La Bañeza, para que no perdiera el semanario y, por la parroquia para que sacara algún dinero del mismo, vienen personas forasteras y sin decir nada y de forma solapada te lo quitan y ni siquiera te agradecen los muchos años que has trabajado altruistamente.
Gráficas Nino cobraba la impresión y los gastos que ocasionaba, pero Saturnino Cabo llevaba totalmente gratis la administración del mismo, Nadie de los que escribíamos cobrábamos un céntimo por ello, ya que nuestra satisfacción se veía compensada con que nuestra firma estuviera en él y que la ciudad tuviera un semanario lo más digno posible. También estuvieron colaborando durante un tiempo largo, José Luis Llanos, que además fue el corresponsal de Proa y La Hora Leonesa, así como su cuñado Germán del Campo, que publicó un resumen de las historias y monumentos más importantes de las ciudades españolas. También colaboraron el entonces principiante Emilio García Ranz, hoy director y propietario del semanario “La Bañeza Hoy”. Otros colaboradores que estuvieron e iniciaron su andadura en el semanario bañezano fueron Isidro Martínez, hoy director del diario “El Faro Astorgano” y el también astorgano, Alfonso del Río.
Durante muchos años colaboró como corresponsal de la Valduerna, el sastre de Valle, Maximino Fernández Falagán, que además nos enviaba alguna poesía, junto con las noticias que se daban en dicha zona cercana a nuestra ciudad. Fue un colaborador muy asiduo hasta que los años se lo impidieron.
Como notas curiosas, podemos decir que, hace muchos años publicamos un anuncio de que se había perdido una dentadura postiza y cual no sería nuestro asombro que nos entregaron seis y ninguna era la del señor que la había perdido. Otra vez anunciamos la pérdida de un pendiente y resultó que el pendiente apareció, a pesar de que había sido medio enterrado en el barro por la rueda de un carro, entonces muchas calles eran de tierra y los carros tenían llantas de hierro en las ruedas. Otra vez se nos olvidó la publicación de una esquela y tuvimos que hacer esquelas normales y pegarlas nosotros en los sitios de costumbre para paliar el disgusto de la familia por nuestro olvido.
Anécdotas podríamos contar miles de ellas, unas veces simpáticas y otras no.
Historia de El Adelanto (XIII)
José Cruz Cabo
En 59 años en que yo estuve en la confección del periódico, hubo anécdotas de todo tipo y sucesos tristes y alegres, lo único que pasaba era que nuestro entusiasmo por sacar cada semana el número correspondiente, no decaía, y seguíamos con la misma ilusión del primer día.
La gente cambiaba, las formas técnicas de impresión también evolucionaban a través de los años, unos colaboradores se iban muriendo, otros escribían un tiempo y después lo dejaban, algunos escribían una temporada, se cansaban unos años, y pasados éstos, volvían a empuñar la pluma o la máquina de escribir.
Desde el año 93, que comenzó el offset, hubo que adaptarse al ordenador, pero todo se fue superando por la ilusión y el deseo de que todas las semanas los bañezanos pudieran contar con su periódico en las casas. Gráficas Nino tuvo que comprar nuevas máquinas para imprimir en offset, junto con las demás cosas que se necesitaban para ello, así como ordenadores donde se pudiera enmarcar las páginas para luego pasarlas al laboratorio. Todo se hacía para mejorar la calidad de impresión y para que los bañezanos pudieran estar contentos y satisfechos de su semanario.
Don Santiago casi todos los años recibía un dinero para la parroquia, que unos años era más y otros años era menos, pero siempre se conseguía que quedara algún beneficio para Santa María.
El pasado año 2007, Don Santiago se jubilaba como párroco de Santa María y entonces el obispo nombró a Don Jerónimo Martínez Franco, al que quisimos poner en antecedentes de lo que era el semanario y como se llevaba, Saturnino Cabo habló con él y le dio cuenta de los pormenores y las cuentas del periódico. Toda la plantilla del mismo, encabezada por Rafael Cabo del Riego estábamos buscando ideas para realizar un gran extraordinario que conmemorase el 75 cumpleaños de El Adelanto Bañezano, además de otras ideas que queríamos regalar a los suscriptores y lectores del mismo, ya que setenta y cinco años que durara en nuestra ciudad un semanario, no solo no lo había habido nunca, sino que habíamos visto morir a unos cuantos periódicos y revistas que salieron con mucha fuerza y desaparecieron, unos más rápidos que otros, pero todos fenecieron; por eso nuestra ilusión, por llegar a cumplir esa fecha con el periódico era un gran orgullo para todos los que habíamos colaborado desinteresadamente en el mismo y que estábamos todavía en disposición de contar muchas cosas. Es más, ya se estaba husmeando en la hemeroteca del mismo y en la Biblioteca Municipal para que todo el periódico extraordinario de esa fecha, fuera un canto a su historia, a sus colaboradores, a sus directores y subdirectores y a su trayectoria tan larga y fructífera.
Por eso nuestro asombro y disgusto fue enorme cuando a finales de julio, Don Jerónimo llama a Rafael Cabo y le dice que a partir de septiembre se hacía cargo del periódico Bautista Rubio Nistal como director del mismo, sin darnos ninguna clase de explicaciones, ni decirnos los motivos por los que nos había barrido del mismo a todos los que llevábamos años colaborando. Fue una cacicada increíble, ya que antes de hacer nada debió hablar con nosotros y decirnos lo que quería.
Todo acaba en este mundo y a nosotros nos dieron una patada inmerecida.

{
}
{
}

Comentarios 75 años del Adelanto Bañezano

Pepe, eres un fenómeno. La verdad es que este texto debería publicarlo el Adelanto como separata y regalarlo estas navidades.
Y a ver si suben el capítulo II, que se corta la historia.
Un abrazo.
Javier Menéndez Javier Menéndez 25/06/2008 a las 09:45
La verdad es que esta muy bien el articulo, un poco largo eso si.
Hoteles SanSebastian Hoteles SanSebastian 19/07/2008 a las 01:51
Gracias por la historia viva.
Julio Julio 30/09/2008 a las 17:51
Ya van 75 años?? Han pasado muy pero que muy rapido!
Mujer Mujer 30/10/2008 a las 15:49
A todos los que seguíais este blog, desde hace unos años hemos cambiado a 

http://lbhoy.blogspot.com

desde allí tenéis enlace a 20 blogs donde dos o tres veces a la semana actualizamos gratuítamente la información y publicamos muchas noticias de La Bañeza... no todas las de la edición impresa, por falta de tiempo y medios, pero sí las más destacadas. 
lbhoy lbhoy 15/10/2010 a las 11:02
Me ha hecho mucha ilusión, a la par que una gran emoción, el ver recordado a mi padre en este artículo. Su temprano fallecimiento impidió con toda seguridad que su entusiasta colaboración en El Adelanto se hubiera alargado en el tiempo.
Muchas gracias
Agustín Quiñones González Agustín Quiñones González 18/12/2012 a las 17:08

Deja tu comentario 75 años del Adelanto Bañezano

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre